NOTHING TO WEAR

14 mayo, 2007

Estilo en el cine: Audrey Tatou en Amélie

Filed under: Estilo en el cine — by Eva @ 6:33 pm

 

Audrey Tatou siempre será Amélie. Un personaje así, tan entrañable, tan dulce y emotivo queda impreso en el ADN de una actriz para siempre. Si a esto añadimos un éxito comercial sin precedentes y una magnífica banda sonora (firmada por Yann Tiersen y estupenda para bebés, os lo digo por experiencia), tenemos la receta para crear un personaje más allá del celuloide. Y lo curioso es que el director, Jean-Pierre Jeunet (suyas son Delicatessen y Alien IV, entre otras), pensó primero en la actriz británica Emily Watson (otra con unos ojazos preciosos) para hacer de Amélie, pero ella no dominaba el francés.

 

Amélie vive en un idílico Montmartre (muchos turistas suben hasta allí buscando su piso, el bar en el que trabajaba, su parada de metro…) La película sufrió críticas en Francia por retratar un barrio casi sin inmigrantes (ajeno a la realidad del París actual), incluso fue rechazada para el festival de Cannes. Amélie vive en un mundo paralelo donde ella cambia la vida de las personas, y la fantasía acaba haciéndose realidad.

 

Para un hada del siglo XXI hacía falta una mujer de carita dulce y constitución menuda como Tatou. El efecto se acentúa con un precioso “bob” con miniflequillo y nuca más corta que los laterales (en esta foto, recogido con horquillas). El vestuario de la película fue exquisitamente diseñado para darle un aire aniñado pero muy femenino, vintage pero apetecible para las fans de Amélie.

 

El pelo de Amélie: mitad mujer, mitad muñeca. Un minilfequillo sólo apto para ojos grandes y dulces. El rojo es el color de Amélie Poulain, complementa a la perfección su cutis pálido y el color de su pelo, como una moderna Blancanieves.

 

Más rojo, esta vez en su dormitorio: como no podía ser de otra forma, el apartamento en el que vive es un fiel reflejo de ella misma. Una decoración intensa, alegre y conseguida a base de mucho rebuscar en mercadillos y saldos, encontrando objetos únicos, personales y de gran carga estética.

 

Amélie trabaja en un delicioso café que a todos nos gustaría tener a la vuelta de la esquina. Un lugar con estilo, historia y ambiente bohème. Nuestra heroína no sólo es capaz de escribir de revés sobre un cristal: también puede llevar lunares sobre rosa con total naturalidad sin exceso de ñoñería.

 

Y cómo no, los lunares invaden también los complementos de Amélie. En una ciudad como París, donde llueve la mitad del año, un alegre paraguas y un trench con personalidad son fundamentales.

 

En la intimidad de su cuarto de baño, se revela el interior de Amélie: combinaciones de encaje a la antigua usanza para llevar bajo sus faldas y camisetas. Ella es coqueta y femenina, hasta la última prenda.

 

Amélie hace el descubrimiento que la llevará a encontrar la felicidad, en el metro que frecuenta a diario. Suele vestir con chaquetas vintage, faldas románticas y un par de Doc Martens negras que abrillanta con esmero y que vivieron un revival gracias al éxito de la película.

 

www.yanntiersen.com

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: