NOTHING TO WEAR

29 noviembre, 2007

Style guides: Paris chic

Existen tantos “estilos parisinos” como mujeres habitan sus calles. El mito de la elegancia y encanto de las parisinas puede que tan sólo sea eso, un mito, pero basado en una certera realidad: en las calles de sus “arrondissements” se respira moda, pero de una forma personal, diferente. Si bien las mujeres jóvenes francesas (y especialmente las de París, por aquello de estar en el epicentro mundial de la moda) conocen bien los dictados fashion y las últimas tendencias, no son tan esclavas de los vaivenes de las temporadas como en otras latitudes, sino que construyen sus propios códigos visuales a través de reinterpretaciones de lo que se lleva en cada momento, haciendo una suave transición al siguiente look sin apenas mutar nada. ¿Tendrá algo que ver el gusto francés por lo cosmopolita, lo exquisito y la calidad ante todo?

Pero los tiempos cambian, y las megacadenas también invaden las calles y los armarios parisinos, como ya lo han hecho en muchos otros sitios. Los protocolos se relajan y ya nadie considera poco chic que una mujer se pasee en pantalones, o incluso jeans, por la ciudad de la luz. Es más, la imagen de una mujer très soigneé, con falda, tacones, bolso pequeño y chaqueta bien cortada, delgada, maquillada y perfumada está en desuso. La idea de la moda francesa que arrasa ahora (al margen de la industria del megalujo, que mantiene intacto su glamour) es la de una moda decontracteé, mucho más casual, amigable y cercana, con toques rock’n’roll y muy favorecedora. ¿Con cual te quedas?

Comencemos por “le look” que arrasa entre las jóvenes féminas parisinas: si bien es cierto que se han relajado los dress codes, no lo han hecho las tarjetas VISA. La debilidad por materiales naturales, líneas fluidas despegadas del cuerpo y toques individualistas (vintage y étnicos) crean un discurso diferente en absoluto pas chèr… Las claves del look podrían ser las siguientes.

– Vaqueros slim o rectos en denim brut o muy oscuro (sin efectos de lavado ni envejecido); punto fluido, de excelente calidad, muchas veces extralarge en tonos suaves.

– Bailarinas, o bien tacones, con algo de plataforma (sutil) o cuñas, botas suaves y arrugadas en ante o piel.

– Maxicomplementos como bufandas gigantes, bolsos XXL, foulards de varias vueltas, brazaletes, anillos, collares sautoir larguísimos.

– Tops y vestidos babydoll de formas sueltas, con estampados pequeños o directamente lisos.

– Cazadoras “perfecto” en piel, abriguitos entallados de doble botonadura, chaquetones de forma trapecio.

– Cabello muy natural, melenas desenfadadas suavemente capeadas y muy cuidadas.

– Las firmas del éxito: Maje, Comptoir des Cotonniers, Zadig & Voltaire, A.P.C., American Vintage, Manoush, Antik Batik, Isabel Marant, Vanessa Bruno

-Las musas: Charlotte Gainsbourgh, Emanuelle Seigner, Lou Doillon, Audrey Tatou, Vanessa Paradis, Elodie Bouchez…

paris00.JPG

Si no me queda más remedio que reconocer que es un look formidablemente favorecedor y quita-años, si tengo que admitir que mi corazón está con el chic de toda la vida: pulido, refinado y elaborado, el que ha hecho famosa a la mujer francesa, y del que me permito analizar algunos básicos…

– La silueta es “tailleur”: definida, con prendas de buenos cortes, femenina, algo sobria y con una chispa de calculada excentricidad.

– Toques de “Couture” y reminiscencias de iconos del S.XX.

– Vestidos con forma trapecio, cinturas marcadas, faldas lápiz, capitas, talle en su sitio o más bien alto, calzado joya o algo retro, pantalones masculinos anchos, o de vestir muy slim, blusas impecables, punto que resalta la silueta…

– Peinados definidos, elegantes y coquetos: un buen corte y su mantenimiento constante son imprescindibles. El lujo empieza por la cabeza. Manos muy cuidadas.

– Complementos exclusivos si no en precio sí en estilo: bolsos medianos o pequeños bien estructurados, foulards de seda estampada, bisutería evidente pero de calidad (tal como predicaba Mademoiselle Coco), contraste de colores chic (negro/blanco, morado/ocre, marino/beige, rojo/blanco, rosa/gris).

– Envoltura chic: abrigos de doble botonadura, trench impecables (con el cinturón anudado), chaquetas-capa, blazers cortos y entallados, chaquetas en tweed estilo Chanel.

– Interiores impecables: Eres, Chantelle, y en versión asequible Dim, Princesse Tam-Tam, Etam… Y un perfume divino, un clásico reeditado femenino y con presencia.

– Las marcas imposiblemente inasequibles que todas conocemos: Chanel, YSL, Dior, Chloé, Barbara Bui, Longchamp

– La versión para todos los bolsillos de este estilo chic la podemos encontrar en: Zara (Collection), Mango (Paris Limited Edition), Hoss Intropia, La Redoute

– Mitos y musas: Diane Kruger (cuando no va L.A. casual la alemana es la mejor embajadora del french chic), Catherine Deneuve (toujours), Carole Bouquet, Ines de la Fressange, Coco Chanel, Isabelle Huppert…

paris 05.jpg

Anuncios

17 noviembre, 2007

La fiesta de la moda americana: CFDA/Vogue Award Party

Ahora que ya no tendremos más esas agudas y chispeantes críticas de moda firmadas por Mrs. de Winter en el tristemente defunct Me gusta la moda (de Winter, please come back!), me toca hacer un poquito de análisis “not so kind” de una de las mejores fiestas de moda del año, la entrega de la “beca” CFDA/Vogue al mejor diseñador, que este año ha ido a parar a Rogan Gregory, diseñador de menswear y womenswear bastante poco outstanding. La fiesta, que fue precedida de una “Sample Sale” (venta especial) benéfica en la cual hubo auténticas tortas por entrar, puede calificarse de plana, sin brillo, con un bajo nivel de glamour y aún menos de riesgo. La crisis sub-prime azota la economía norteamericana y esto se nota en la moda: ausencia de volúmenes, ornamentaciones las justas e imaginación ausente por momentos. Por hacer un ranking de glamour, entre las asistentes ganaron por goleada los vestidos de viejas glorias (Valentino, de la Renta) y los coquetuelos cocktail dresses de Nina Ricci. Otra vez será…

Tras pasar lista al completo, puedo concluir que:

1. Bee Shaffer es la versión mejorada de su madre, Anna Wintour. Glamour breeds glamour.

2. Aunque bellísima, todos los trajes me parecen iguales sobre Jennifer Connelly. Da igual que se ponga un Balenciaga o un Oscar de la Renta, ella los “matifica”.

3. Al contrario que Kate Bosworth, que sin ser mi musa precisamente se mimetiza con su corrientito Proenza Schouler y lo convierte en un “very sexy number”.

4. Kate Moss está mucho más guapa cuando no viste de su propia marca y se pone trajes de auténticos creadores. Su fórmula “mix” ya está un poco vista, y su flequillo no ha tenido el tirón esperado.

5. Natalia Vodianova, a pocos meses de haber dado a luz a su tercer hijo, está rutilante y es la top más dulce entre las tops. Y puede hasta con las “plumas” de Valentino…

6. Por trabajar en Vogue USA no se viste bien (ver Virginia Smith y Sally Singer).

7. Marc Jacobs ha abrazado la metrosexualidad con más fervor incluso que David Beckham (brillantes en las orejas, fake tan, abdominales marcados). Otro aferrado a un “hype” pasado.

8. No hay nadie más rutilantemente “vamp glam” que Dita. Nadie.

9. David Bailey también se equivoca. Ver modelazo ochentero de Agyness Deyn.

10. Karl también se equivoca. Y si trabajas mucho con él, te acabas pareciendo.

11. Tal y como dice Cool Boy, la “palestina” es otro “hype” pasado. Please, someone tell Lapo Elkann.

12. Aerin Lauder es fantástica. Nuestra Princesa Letizia, de similar estructura ósea y gusto minimal, podría tomar nota de la versatilidad y coquetería de esta empresaria/creadora/socialite que marcará época.

Para no aburriros con más sentencias, aquí tenéis mi selección de fotos…

Los primeros sobre la red carpet: Anna Wintour y su preciosa hija Bee, de Chanel Couture (green is not your colour, Anna) y Dolce & Gabanna (irreprochable) respectivamente. Rogan Gregory, el fulminante ganador. Perfecto para el casting de cualquier película de Bond como mafioso de Europa del Este. Ojo a las Vans de etiqueta, un sell-out absoluto.

cfda_oi2007_01.jpg

Connelly y Bosworth comparten color pero no estilo. Mientras una se plastifica en Oscar de la Renta, la otra lo hace con un minivestido cool.

cfda_oi2007_03.jpg

Kate y su desmejorado flequillo no pueden competir con la simpatía y el glamour de Vodianova de Valentino. Las chaquetas largas tuxedo debieron salir del planeta fashion para no volver…

cfda_oi2007_05.jpg

Parejas que huyen del astro rey versus parejas que lo adoran. Giambattista Valli (¿o es Christoper Lee?) con Mary-Kate Olsen, en su línea gótico-manicomio habitual (de su línea The Row ni hablo, ¿quién quiere camisetas sobadas a 300 dólares?). Como salidos de una mala película de la Hammer (de las que me confieso fan absoluta). En cambio, Valentino y Elle demuestran que el negro y el blanco son glamour y elegancia por encima de todo.

cfda_oi2007_06.jpg

¿Si las de París son las “voguettes”, las de N.Y. son las “voguirls”? Virginia Smith y Sally Singer demuestran que no por tener acceso al armario-almacén de Vogue el éxito está asegurado: armiño rasurado, transparencias mal llevadas… Havoc!

cfda_oi2007_07.jpg

Dita mejora con el tiempo, como los buenos vinos. La mejor de la noche, vestida con un Marchesa digno de Catalina la Grande y con un hair & makeup más glossy imposible. En contraste, Lady Amanda de Harlech (musa de Karl) con un Chanel alejadísimo del espíritu de Mademoiselle. Se salvan los pendientes y las sandalias.

cfda_oi2007_08.jpg

Agyness Deyn con un “gran azul” digno del mejor acuario (Burberry Prorsum, que otras veces me ha encantado) acompañada de Henry Holland, que viste como diseña. Imán (de Valentino) y Kate (de ella misma): la imagen habla por sí sola.

cfda_oi2007_09.jpg

Una pareja improbable, pero divertida: Lapo y su pañuelo “out” y Aerin (de Oscar de la Renta), romántica y sencilla.

cfda_oi2007_12.jpg

Los gemelos Costa con Ashley Olsen y Liv Tyler (es broma- Francisco Costa pisó dos veces la red carpet, una de ellas empequeñecido por la “enorme” Liv). Ambas de Calvin Klein, ambas fallidas.

cfda_oi2007_14.jpg

Y por último, galería de mal/bien vestidas: Lauren Davis de Nina Ricci (bien), Tatiana Santodomingo de Missoni (mal – nos gustaba más Missoni cuando tenía color, y nos gusta más el pelo fuera de la cara), Jacqueta Wheeler de Oscar de la Renta (bien – es chic y sexy a un tiempo), Marguerita Missoni de mamá Missoni (mal – por lo mismo de antes, nos gustaban más los vestidos Missoni cuando provenían del lado más colorido del planeta fashion).

cfda_oi2007_16.jpg

Todas las fotos en Style.com.

23 octubre, 2007

Eley Kishimoto pour Cacharel

Filed under: Firmas,Style gurus — by Eva @ 12:16 am
Tags: , ,

No me suelo hacer eco de noticias de idas y venidas en la cúpula de las maisons, pero ésta me ha alegrado especialmente. El brillante y ultracreativo dúo formado por Mark Eley y Wakako Kishimoto toman las riendas de la muy particular maison Cacharel y sacarán colección pronto, muy pronto.

eleykishiB.jpg

Ansiosa estoy por ver como este matrimonio ( poseedores de una inagotable imaginación para los prints y la combinatoria Pantone más insospechada) vigoriza el diseño de la firma y le otorga el cool tan necesario hoy en día. ¿Podremos esperar cortes limpios, funcionales y estampados antidepresivos como en la colección E.K. de esta temporada? Hope so.

ek_aw07_35-photo.jpg

6 septiembre, 2007

Sienna y Savannah Miller abren boutique: Twenty8Twelve en Westbourne Grove

Filed under: Estilo en el cine,Red Carpet Watch,Style gurus — by Eva @ 11:42 pm

Tras el éxito de crítica y ventas de su primera colección, las hermanas Miller dan el espaldarazo definitivo a su firma con la apertura de una coqueta y chic boutique en una de las mejores zonas de Londres. Y para celebrarlo, estuvieron acompañadas de diseñadores, grandes fotógrafos, y cómo no, lo más granado de las “It” girls londineses…

Laura Bailey y Sienna Miller: Ms. Bailey como siempre hace fácil lo difícil combinando colores brillantes y juguetones; Sienna lleva un blusón (creación suya) con leggings negros (nadie como ella para recuperar una prenda totalmente “out” y convertirla en algo de nuevo deseable) y cuñas altísimas.

siennaboutique01.JPG

Con su altísima hermana Savannah, con top y pantalón de talle alto. Ambas lucen llamativa bisutería “folk” y recogidos estudiadamente despeinados.

siennaboutique04.JPG

La cantante KT Tunstall (con pitillos y chaleco) junto a su estilista, Lucy Manning (con top de cashmere y de nuevo pitillos).

siennaboutique02.JPG

Peaches Geldof, la niña mimada (pero responsable, no como otras) de las fiestas cool “made in London” con un look sumamente oxigenado e indumentaria estrictamente vintage.

siennaboutique03.JPG

Escaparate de la boutique; como dicen las propias hermanas Miller, han llegado “para quedarse”.

siennaboutique05.JPG

9 mayo, 2007

La fiesta del Costume Institute del Metropolitan de Nueva York

Filed under: Red Carpet Watch,Style gurus — by Eva @ 6:52 pm

 

La “madre de todas las fiestas” de la moda reunió a una sobredosis de diseñadores, prensas especializada, modelos, estrellas consagradas y emergentes. Para ver a todos los VIP de la noche, al final del post tenéis un link. A continuación está mi particular selección…

 

La anfitriona Anna Wintour, de Chanel Haute Couture (muy thirties, más rubia) con su hija, Bee Shaffer, de Nina Ricci azul cielo. Dos generaciones en la cúspide de la pirámide fashion, aunque sólo una por méritos propios. A la otra anfitriona, Cate Blanchett, no la pongo porque sencillamente no me gusta su look.

https://i0.wp.com/nothingtowear.blogspot.es/img/met02.jpg 

 

Gaultier y Coco Rocha, de Gautier Couture. Espléndido vestido como de Gretel (del cuento Hansel y Gretel), exquisita ironía que encima favorece. Para mi gusto, la modelo más guapa de la fiesta.

 

La ubícua y Queen Midas Kate Moss con uno de sus diseños para Topshop. No era lo más bonito del mundo, pero era negro, era suyo, y la hacía tipazo. Buena elección.

 

La signora Prada repitiendo estilismo (que no prendas) como el que llevó a la fiesta Prada de Valencia: top oscuro (minichaqueta de seda), falda neón de flecos y sandalias tricolores. La diadema, de propina. Sencillamente estrambótica, pero genial.

 

La dulcísima Winona Ryder (llegará a los 80 años y seguirá teniendo cara de niña) con Marc Jacobs, y vestida de diseñador. Él se parece cada vez más a un amigo bajito de la Barbie. Me gustaba más cuanto parecía un “nerd” y llevaba gafas, pelo largo graso y pesaba 18 kilos más. El vestido de ella, genial, pero ¿Porqué ese empeño en mostrar el bolso?

 

Francisco Costa con Christina Ricci, los dos de Calvin Klein. El blanco del vestido de Christina es muy last year, pero es precioso. Me encantan los labios fucsias con el maquillaje sencillo.

 

Cameron Díaz de Dior by John Galliano y joyas de Fred Leighton. Me gustan los colores, los volantes y los bolones al cuello. ¡Pero por favor, Cameron, despéjate la cara de una vez!

 

La modelo Caroline Trentini y el editor de Vogue Hamish Bowles. Él lleva un batín monísimo que le ha hecho Tom Ford y ella un preciosísimo Balenciaga vintage, de cuando de la gran maison salían vestidos realmente bonitos.

 

El atractivo diseñador Roland Mouret y la modelo Jacqueta Wheeler, vestida por él. Me gusta la simplicidad, el exquisito corte del vestido y el color perla. No tanto el bolsito peludo, pero no queda mal.

 

Julianne Moore de YSL con el diseñador, Stefano Pilati. Stefano es guapo pero se pasa con el gorrito y el foulard. Julianne es guapa y se puede permitir llevar una chaqueta y nada más. La visten los labios rojos y una melena de fuego impresionante a sus cuarenta y tantos…

 

Zac Posen y Lucy Liu, vestida por él. Me gusta el color, el corte, la cola… Y la tiara neón.

 

Philip Lim con Irina Lazareanu, vestida por él. Me gusta el smoking cool y el pelo natural.

 

Marley Shelton de vintage Emanuel Ungaro Couture. Me gusta por lo excesivo de encajes, frunces y volantes. Ella lo hace parecer gótico con el ahumado azul de los ojos y los pendientes excesivos. Dí que sí, dejemos las medias tintas para las ñoñas…

 

¿Salió de un cuadro de Klimt? No, es Jessica Stam de Dior Couture by John Galliano. Él revisa museos y archivos como nadie.  

 

La modelo Sasha Piovarova, tristona pero guapa de Emanuel Ungaro.

 

No suelo hablar de chicos pero este era el más cool de lugar: Jamie Burke de Calvin Klein Collection.

 

La reaparecida Juliette Lewis de vintage. Sólo ella puede ir sin marca y con una diadema en la frente a la fiesta del año. Y encima estar guapa.

 

Renée Rockefeller, que además de dinero tiene buen gusto, se puso este Oscar de la Renta. Ornamental pero sencillo, el efecto óptico de los bordados favorece muchísimo. Acertó también con los complementos.

 

Y si os quedáis con ganas de más, 156 fotos en style.com: http://www.style.com/peopleparties/parties/scoop/050807MET

La fiesta del Costume Institute del Metropolitan de Nueva York

Filed under: Red Carpet Watch,Style gurus — by Eva @ 5:51 pm

La “madre de todas las fiestas” de la moda reunió a una sobredosis de diseñadores, prensas especializada, modelos, estrellas consagradas y emergentes. Para ver a todos los VIP de la noche, al final del post tenéis un link. A continuación está mi particular selección…

 

La anfitriona Anna Wintour, de Chanel Haute Couture (muy thirties, más rubia) con su hija, Bee Shaffer, de Nina Ricci azul cielo. Dos generaciones en la cúspide de la pirámide fashion, aunque sólo una por méritos propios. A la otra anfitriona, Cate Blanchett, no la pongo porque sencillamente no me gusta su look.

https://i0.wp.com/nothingtowear.blogspot.es/img/met02.jpg 

 

Gaultier y Coco Rocha, de Gautier Couture. Espléndido vestido como de Gretel (del cuento Hansel y Gretel), exquisita ironía que encima favorece. Para mi gusto, la modelo más guapa de la fiesta.

 

La ubícua y Queen Midas Kate Moss con uno de sus diseños para Topshop. No era lo más bonito del mundo, pero era negro, era suyo, y la hacía tipazo. Buena elección.

 

La signora Prada repitiendo estilismo (que no prendas) como el que llevó a la fiesta Prada de Valencia: top oscuro (minichaqueta de seda), falda neón de flecos y sandalias tricolores. La diadema, de propina. Sencillamente estrambótica, pero genial.

 

La dulcísima Winona Ryder (llegará a los 80 años y seguirá teniendo cara de niña) con Marc Jacobs, y vestida de diseñador. Él se parece cada vez más a un amigo bajito de la Barbie. Me gustaba más cuanto parecía un “nerd” y llevaba gafas, pelo largo graso y pesaba 18 kilos más. El vestido de ella, genial, pero ¿Porqué ese empeño en mostrar el bolso?

 

Francisco Costa con Christina Ricci, los dos de Calvin Klein. El blanco del vestido de Christina es muy last year, pero es precioso. Me encantan los labios fucsias con el maquillaje sencillo.

 

Cameron Díaz de Dior by John Galliano y joyas de Fred Leighton. Me gustan los colores, los volantes y los bolones al cuello. ¡Pero por favor, Cameron, despéjate la cara de una vez!

 

La modelo Caroline Trentini y el editor de Vogue Hamish Bowles. Él lleva un batín monísimo que le ha hecho Tom Ford y ella un preciosísimo Balenciaga vintage, de cuando de la gran maison salían vestidos realmente bonitos.

 

El atractivo diseñador Roland Mouret y la modelo Jacqueta Wheeler, vestida por él. Me gusta la simplicidad, el exquisito corte del vestido y el color perla. No tanto el bolsito peludo, pero no queda mal.

 

Julianne Moore de YSL con el diseñador, Stefano Pilati. Stefano es guapo pero se pasa con el gorrito y el foulard. Julianne es guapa y se puede permitir llevar una chaqueta y nada más. La visten los labios rojos y una melena de fuego impresionante a sus cuarenta y tantos…

 

Zac Posen y Lucy Liu, vestida por él. Me gusta el color, el corte, la cola… Y la tiara neón.

 

Philip Lim con Irina Lazareanu, vestida por él. Me gusta el smoking cool y el pelo natural.

 

Marley Shelton de vintage Emanuel Ungaro Couture. Me gusta por lo excesivo de encajes, frunces y volantes. Ella lo hace parecer gótico con el ahumado azul de los ojos y los pendientes excesivos. Dí que sí, dejemos las medias tintas para las ñoñas…

 

¿Salió de un cuadro de Klimt? No, es Jessica Stam de Dior Couture by John Galliano. Él revisa museos y archivos como nadie.  

 

La modelo Sasha Piovarova, tristona pero guapa de Emanuel Ungaro.

 

No suelo hablar de chicos pero este era el más cool de lugar: Jamie Burke de Calvin Klein Collection.

 

La reaparecida Juliette Lewis de vintage. Sólo ella puede ir sin marca y con una diadema en la frente a la fiesta del año. Y encima estar guapa.

 

Renée Rockefeller, que además de dinero tiene buen gusto, se puso este Oscar de la Renta. Ornamental pero sencillo, el efecto óptico de los bordados favorece muchísimo. Acertó también con los complementos.

 

Y si os quedáis con ganas de más, 156 fotos en style.com: http://www.style.com/peopleparties/parties/scoop/050807MET

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.