NOTHING TO WEAR

11 noviembre, 2007

Christian Lacroix para La Redoute otoño/invierno 2007

Filed under: Catálogos O/I 2007,Compras — by Eva @ 1:43 am
Tags: ,

La minicolección diseñada por el maestro Lacroix para La Redoute es tan completa como embriagante: ni el armario, ni el menaje, ni los juguetes nisiquiera la ropa de cama se le resisten a un creador con un universo de imágenes único y genial. Vale la pena navegar (con paciencia, porque es lento) por el minisite de la colección para apreciar la transición entre artículos, estampados, colores y formas y su valor como síntesis del imaginario del creador. Mis favoritos: el trench “falbala” en rojo y el vestido “sevillane” en arena y negro (ambos disponibles también en negro riguroso). Prendas únicas y ponibles para ocasiones que lo merezcan. Nunca un capricho de creador estuvo tan al alcance de la mayoría…

lacroix pour la redoute 02.JPG

Uno de los decorados virtuales de la miniweb ilustra un hipotético “Salón Lacroix” consagrado al grafismo, el humor, y el trinomio de colores más chic: rojo, negro y blanco. Lámparas, muebles (no distribuidos en España), ropa de la casa y objetos decorativos que no dejarán indiferente a nadie.

lacroix pour la redoute 03.JPG

Anuncios

Christian Lacroix Haute Coutoure Invierno 2008: la magia barroca

Filed under: Desfiles O/I 2007 — by Eva @ 1:18 am
Tags: ,

Antes de que la hornada de la Central St. Martins School en Londres tomara París y revolucionara las sacrosantas maisons, el genio y charme franceses estaban en manos de unas pocas manos, entre ellas las de Monsieur Lacroix. Hombre vital, fiel a sus raíces y firme creyente en que la moda debe ir más allá del “bon goût”, sus desfiles nunca defraudan y constituyen una “toma de la Bastilla” en toda regla temporada tras temporada, ya que donde otros ponen estilismo y tendencia, Christian Lacroix pone arte.

Si el aburguesamiento y el escándalo fácil es la tónica habitual de la moda de nuestros días, en un desfile de Lacroix sólo una cosa se puede predecir: que cada prenda, por pequeña que sea, habrá sido pensada, montada y desmontada, retocada y ornamentada, para luego desnudarla y vuelta a empezar, hasta la extenuación. Lacroix es fiel a sí mismo y a una clientela de mujeres que no temen destacar, no por el histrionismo y la desnudez, sino por la grandeza y belleza de unos diseños que van más allá de quien los lleva puestos. Por eso hay tan poco Lacroix sobre las red carpets: cuando una se pone un vestido del maestro, el vestido manda, no la starlette. Y eso no hay ego a medio cocer que lo aguante…

Abrigos dignos de una zarina que se inspiran en la asimilación de arte oriental, los suntuosos tejidos de los talleres de antaño y las formas de vestir del siglo más elegante, el S. XVIII. Prendas con volumen dirigido que las modelos dejan caer sobre la pasarela para mostrar vestidos y pantalones que en contraste parecen casi sobrios, pero en los que nada se ha dejado al azar.

lacroix_oi2007_01.jpg

El Siglo de Oro español es siempre inspiración para un creador que conoce bien su deuda con la historia. Golillas, toreras, botines goyescos y moños cortesanos sirven de pretexto para que el negro vuelva a ser tan lujoso como elegante.

lacroix_oi2007_02.jpg

Y sí, Lacroix también hace vestidos ponibles. Dulces, femeninos, sin peros y con muchísima personalidad. Ya sea en tonos pastel y cortes al bies complicadamente fruncidos, o sobre sedas teñidas en degradé y rematadas con plumas, los vestidos engalanan a una mujer soñadora que ama el lujo.

lacroix_oi2007_03.jpg

El fin del desfile: Lily Cole es la novia flamígera capaz de llevar un traje de novia que es más un tributo a la naturaleza que una sobria envoltura para llegar al altar. Creo que si la pobre Maria Antonieta hubiera tenido elección, se hubiera casado con un traje como éste…

lacroix_oi2007_05.jpg

Blog de WordPress.com.